Que se vayan todos que no quede ni uno solo. Interpretación de las tragedias de Buenos Aires y La Plata, 2013

Maximiliano E. Korstanke

Resumen


Los contextos de desastre o emergencia posibilitan formas de expresión que hasta el momento estaban contenidas. Lejos de representar un cambio genuino, estos contextos posibilitan una gran dependencia por parte de la ciudadanía respecto a sus instituciones. No obstante, los desastres también expresan el clima político de la sociedad hasta el momento. Los primeros días de abril de 2013 fueron testigos de dos grandes eventos climáticos que tiñeron de luto a las ciudades de Buenos Aires, capital administrativa de la Republica Argentina y a La Plata, capital de la Provincia de Buenos Aires. El presente trabajo se encuentra orientado a un análisis discursivo de las opiniones vertidas en blogs masivos donde personas anónimas crean un clima político específico, cuyo mensaje es decodificado acorde al análisis de contenido. Por ese motivo, se exploran no sólo las reacciones, fundadas o no, de ciudadanos comunes respecto a la obligación del estado para con los damnificados, sino que además se reconstruyen las formas de ayuda otorgadas por el poder político a través del crédito financiero. Nuestra tesis es que la sociedad recicla las condiciones que posibilitaron el desastre, apelando al capital como factor mediador y generador de confianza. El proceso natural de resiliencia no aprendizaje se agota, pero se subordina a la lógica económica preponderante en la sociedad. 

Palabras clave


inundaciones, riesgo, cambio climático, desastre, crédito financiero.

Texto completo:

PDF

Enlaces refback

  • No hay ningún enlace refback.